Ficha de detalle de publicación

TITULO: Telecomunicaciones: servicios con efectos positivos para enfrentar la crisis

AUTOR:
AÑO: 2009
ETIQUETAS: crisis, servicios TIC, sector de telecomunicaciones

El 8 de septiembre de 2009, el Ejecutivo Federal envió al Congreso de la Unión el paquete económico para el ejercicio fiscal de 2010, el cual contiene los Criterios Generales de Política Económica, el Presupuesto de Egresos, la Ley de Ingresos de la Federación y las propuestas de reformas a las leyes fiscales federales. Dicho paquete contiene dos medidas que afectan directamente el sector de las telecomunicaciones:

• Crea un nuevo impuesto para el combate a la pobreza, que grava todas las actividades al 2% mediante un esquema similar al del Impuesto al Valor Agregado (IVA), lo cual significa para el sector un aumento de la carga impositiva del 15% al 17% en el consumo.

• Impone una tasa de 4%, por medio del llamado “Impuesto especial sobre producción y servicios” (IEPS), a los servicios que se prestan a través de una red pública de telecomunicaciones, exentando a la telefonía pública y rural, así como al servicio de interconexión.

El programa de investigación Telecom CIDE, asociado al Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), y la red de investigadores DIRSI (Diálogo Regional sobre la Sociedad de la Información), a través del presente escrito, argumenta que el aumento de impuestos especiales del 4% a los servicios de telecomunicaciones propuesto en el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal de 2010 es en detrimento de la economía general, del empleo, de la inversión y de la productividad del país, agrava el bienestar de millones de personas e impacta negativamente el esfuerzo emprendido por las autoridades por la inclusión digital de aquellos aún excluidos de un mundo globalizado, acentuando así las condiciones de pobreza, cuya disminución es uno de los tantos objetivos en la agenda de la Nación. Existe un amplio nivel de consenso a nivel internacional, en esferas académicas, de la industria y de la política pública, respecto a que el acceso y adopción de servicios de tecnologías de la información y comunicación (TICs) son fundamentales para el crecimiento económico y social de las naciones. Las TICs aumentan la competitividad y se promueven el desarrollo social. Los derrames positivos sobre otros sectores han sido bastamente documentados.

Como se revisará en este documento, los estudios existentes han demostrado diversos beneficios y oportunidades que se derivan de las telecomunicaciones como parte de las TICs sobre distintas variables de impacto social y económico. El derrame positivo ha sido cuantificado en contribuciones a todos los aspectos anteriormente mencionados.