Ficha de detalle de publicación

TITULO: Panorama Digital de América Latina y el Caribe 2007

AUTOR:
AÑO: 2007
ETIQUETAS: sociedad de la información, sociedades digitales, desarrollo económico, América Latina

Este inventario debe contribuir a entender mejor las situaciones que enfrentan los países de América Latina y el Caribe en su transición hacia Sociedades de la Información. El estudio se divide en cuatro grandes partes. La primera busca presentar el contexto de la transición, caracterizado por la llamada brecha digital. Se destaca el hecho que la frontera de esta brecha es un blanco móvil, desplazándose con el surgimiento de nuevas Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC), y que la misma presenta tres dimensiones: de acceso a las TIC, de calidad en cuanto al acceso, y de uso de dichas tecnologías. Esta distinción es relevante, en la medida que si bien se observa un avance en términos de reducción de esta brecha en cuanto al acceso a la telefonía móvil, la conectividad a nuevas tecnologías con mayor calidad de transmisión, como Internet de banda ancha, lejos de reducirse está en expansión. Esto asociado a que en los países de la región, aún se hace un uso limitado de las TIC, en sentido que éstas no son incorporadas plenamente a las actividades productivas de la población a través de la digitalización de procesos, restringen el aprovechamiento del potencial de estas tecnologías para el desarrollo social y económico.

La segunda parte se enfoca en dos temas que han sido seleccionados para este reporte: educación y salud. Este reporte profundiza en estos temas, al considerar que ellos son herramientas fundamentales en la lucha contra la pobreza, y que el hecho de incorporar en ellos a las TIC, es una oportunidad única de dar un salto en el desarrollo para los países de la región, por la potencialidad que ello representa en términos de mayor cobertura poblacional de servicios, y de mayor calidad y eficiencia en su provisión. En efecto, en el sector educativo, las potencialidades de la TIC apuntan a tres aspectos fundamentales: el desarrollo de competencias en el manejo de estas tecnologías, mismas que cada vez resultan más determinantes para el mundo laboral, con su correspondiente impacto en la competitividad; la disminución de la brecha digital al interior de los países, al permitir el acceso a tecnologías a las cuales no sería posible hacerlo desde el hogar, especialmente en lo que se refiere a los sectores menos favorecidos de la sociedad: y el mejoramiento de la calidad de la educación transformando los procesos de enseñanza y aprendizaje, que permitirán generar nuevas habilidades cognitivas, más adecuadas a las sociedades digitales. En materia de salud, el impacto se da principalmente a nivel de la calidad de los diagnósticos, de la optimización de los procesos de gestión clínica y administrativa, y de un mayor alcance en la prestación de servicios, al facilitar los procesos de intercambio de información entre centros hospitalarios y centros de atención aislados y menos equipados. En general, los mayores desafíos para la incorporación de las TIC en ambos sectores son el financiamiento y el desarrollo de recursos humanos en cuanto al manejo de dichas tecnologías; y en lo particular, son la incorporación de las TIC al currículo educativo, y la modernización organizacional de las instituciones de salud.

La tercera parte presenta un resumen sobre las políticas actuales para la construcción de Sociedades de la Información, tanto a nivel nacional, como regional a nivel de América Latina y el Caribe. En general se puede detectar una relación positiva entre la existencia de proyectos e iniciativas TIC y avances hacia la era digital, mismos que se obtienen más prontamente cuando éstos se realizan con acciones coordinadas enmarcadas en una agenda de política pública, que busca sinergias alrededor de una meta común. Los objetivos centrales de las políticas digitales formuladas en los países de la región, se orientan en primer lugar al desarrollo de acceso e infraestructura TIC y del gobierno electrónico, seguidos de la creación de capacidades para el manejo de estas tecnologías y el desarrollo de aplicaciones y contenidos electrónicos, especialmente en los sectores de educación y de comercio. Los sectores postergados en cuanto a la incorporación de las TIC son el de la salud y la administración de justicia.

Por último, la cuarta parte del estudio presenta los perfiles de desarrollo digital de los países de la región. A pesar de que todos han empezado a enfrentar el desafío de convertirse en Sociedades de la Información modernas y equitativas, se puede observar una gran heterogeneidad entre los avances de los países: unos se encuentran en una segunda generación de políticas y proyectos TIC, y por lo tanto apuntan a utilizar más las TIC como herramienta de desarrollo, digitalizando su economía; en tanto, otros aún continúan con el desafío de expandir el acceso, a tiempo que intentan hacer un mejor uso de estas tecnologías.